4 técnicas infalibles de servicio al cliente para tu negocio

¿Cuántas veces has adquirido un muy buen producto pero sin embargo no has quedado contento con el trato que recibiste? O, peor aún, el producto no resultó ser tan bueno como esperabas y además tampoco recibiste una óptima respuesta a tus problemas.
 
Muchas son las situaciones en las cuales sentimos que el dinero y/o el tiempo gastado en adquirir un nuevo producto o servicio no ha sido una buena inversión por diferentes razones. Sin embargo, ésto es algo que cambia drásticamente cuando recibimos una atención excelente por parte de la empresa en la que hemos gastado ese dinero.
 
Hoy en día las empresas y emprendedores poco a poco se han ido dando cuenta de lo importante que es tener un buen servicio al cliente, de cómo ésto puede ayudar a fidelizar a los clientes y de todos los beneficios que trae para su negocio.
 
 
 
 
Según una encuesta de **American Express** publicada en 2017 (https://www.businesswire.com/news/home/20171215005416/en/), el 70% de las personas vuelve a adquirir un servicio o producto de una empresa si tuvo una excelente experiencia de servicio al cliente.
 
La **atención al cliente** se refiere al proceso de resolución de los problemas de los compradores antes, durante y después de una venta. Incluye el manejo de problemas, el soporte técnico y la asistencia al cliente.
 
Pero bueno, ¿Qué es un buen servicio al cliente?
 
Básicamente, un buen servicio al cliente conlleva que nuestros clientes queden plenamente satisfechos. Para lograr ésto se utilizan diferentes **técnicas** que me gustaría resaltar a continuación:
 
## Escucha asertiva
 
A las personas nos encanta que nos escuchen, así que trata de no interrumpir a tus clientes y escucha atentamente todo lo que te están diciendo. Trata de identificar realmente qué te están comunicando para que puedas formular las preguntas adecuadas y/o responder sus inquietudes. Trata de focalizarte en el otro mientras está hablando, así podrás no solo entender lo que te está expresando sino también sus gestos, su tono de voz y todo el lenguaje no verbal que te está transmitiendo. Recuerda que las personas adquieren un producto o servicio la mayoría del tiempo guiadas por las emociones.
 
## Agilidad
 
Es indispensable ser super ágil a la hora del servicio al cliente. Cuando tenemos un problema queremos que nos lo resuelvan cuanto antes y que lo hagan bien. Aquí es indispensable que, dependiendo de tu negocio, tengas distintos canales de comunicación, tales como líneas de teléfono, WhatsApp o un **chatbot** como los de Krino. Nosotros somos especialistas en diseñar el chatbot que necesitas para siempre tener atendidos a tus clientes y a la vez alivianar la carga de trabajo de tu equipo de call center. De esta manera, ¡todos salen ganando!
 
Al ser ágiles le demostramos a la persona que realmente nos interesa su problema y estamos dispuestos a hacer lo necesario para resolverlo de la manera más rápida y efectiva posible.
 
## Empatía
 
Puede ser una de las capacidades más complejas pero es super importante ponerse en los zapatos del otro. Cuando tenemos empatía por nuestros clientes, podemos entender realmente el problema y por qué están acudiendo a nosotros. Pero ésto va mucho más allá: la empatía nos permite crear una conexión con nuestros clientes, por eso debemos tratarlos como nos gustaría que nos trataran a nosotros mismos ante un problema. El mejor consejo que te puedo dar es que trates a tus clientes de la misma manera que tratarías a tu mejor amigo. Con ésto es muy probable que te ganes su lealtad, lo que significa que seguirán acudiendo a ti y te recomendarán en su círculo social.
 
## Entrega valor agregado
 
El futuro de tu negocio se basa en qué tan contentos están tus clientes. Y ya sabes, a las personas nos gusta ser sorprendidas, por eso debes pensar en diferentes maneras de cómo asombrar a tus clientes y ofrecer más que la competencia (pequeños detalles hacen que la experiencia de una persona sea mucho más agradable). Sé creativo, anticípate, piensa diferente y recuerda que tú también eres un consumidor y que, por lo tanto, has tenido tanto experiencias buenas como malas. Aprende de eso y ponlo en práctica en tu negocio.
 
Y recuerda que el cliente no siempre tiene la razón, pero siempre tiene el dinero.